Isla La Palma, guía turística y mapa

Vista de la Isla de PalmaLa Palma es la isla más fascinante y abrupta de todo el archipiélago insular, emerge lejos de la costa africana y obtiene así la soledad que tanto busca el visitante.

Junto a Tenerife, La Gomera y El Hierro forma la provincia de Santa Cruz de Tenerife, sin duda la provincia española con más variedad y mayor contraste paisajístico, y por supuesto la única que cuenta con tres Parques Nacionales en su haber. El Parque Nacional del Teide (Tenerife), el Parque Nacional de Garajonay (La Gomera) y el Parque Nacional de La Caldera de Taburiente (La Palma) son las tres joyas canarias que junto con el de Timanfaya (Lanzarote) conforman la tercera parte de los Parques Nacionales que actualmente existen en España.

Datos geográficos de La Palma

Los aproximadamente 80.000 habitantes de esta isla de 50 Km. de largo por 22 Km. de ancho se reparten en los pequeños pueblos que la salpican, dándose las mayores densidades de población en la capital (Santa Cruz de la Palma), Los Llanos de Aridane y Fuencaliente (Los Canarios), todos ellos de muy reducidas dimensiones debido a la escarpada orografía.

La Palma es el único lugar en el mundo que nos ofrece la oportunidad de pasar, en apenas un par de horas, de los volcanes y sus tierras multicolores a encontrarnos inmersos en la densidad de la selva pasando por la agreste y majestuosa Caldera de Taburiente, de tupida masa forestal y cimas superiores a los 2400 metros.

Un buen punto para iniciar nuestro recorrido es Santa Cruz de la Palma y dirigirnos después hacia Fuencaliente, la parte más meridional.

Ruta turística en La Palma

En el sur de la isla, toda una gama de tonalidades rojas, naranjas y marrones proporcionan un cálido colorido a la zona. Son varios los volcanes que aquí podemos encontrar: Martín, Teneguía y San Antonio son de especial belleza al contrastar con el fondo azul del cielo y mar. Mención singular merece el Volcán de Teneguía, que protagonizó la que hasta ahora es la última erupción volcánica de las Islas Canarias en 1971.

Abandonamos el paisaje volcánico y tomamos la carretera que nos lleva desde Fuencaliente hasta los Llanos de Aridane para dirigirnos hacia el auténtico corazón de La Palma, la Caldera de Taburiente. La carretera hasta los Llanos corre paralela a las frías aguas del Océano Atlántico (a la izquierda) y a las espectaculares montañas de Cumbre Vieja y Cumbre Nueva (derecha) en un recorrido inverso al efectuado anteriormente desde Santa Cruz a Fuencaliente. Completamos así la visión de toda la zona sur.

A nuestro siguiente objetivo se llega desde varios puntos de la isla, pero es quizá La Cumbrecita el que ofrece más fácil acceso a la vez que una gran panorámica (por ello es también el más frecuentado).

Desde el mirador de La Cumbrecita (1830 mt.) se abre ante nosotros un auténtico espectáculo, la Caldera de Taburiente; impresionante cráter de 10 Km. de diámetro (uno de los mayores del mundo), encerrado por imponentes paredes de casi 2.500 mt. de caída vertical y tapizado por densas masas de pino canario.

La elevada altitud de la zona, su especial ubicación y la favorable climatología que aquí se disfruta, la convierten en el lugar idóneo para la observación astronómica y por ello existe aquí el Observatorio de Astrofísica del Roque de los Muchachos, con un potente telescopio reflector de 4,2 metros de diámetro. Pero ya está a punto de inaugurarse el más grande del mundo.

El perímetro circular de la Caldera, que cuenta con el Barranco de las Angustias como desagüe natural, permite contemplar esta maravilla desde varios puntos y obtener fantásticas fotografías gracias al mar de nubes que frecuentemente se forma en su interior. La Caldera de Taburiente es uno de esos sobrecogedores lugares que hacen sentirse insignificante al que en él se encuentra.

Son muchas las posibilidades de senderismo que existen y todas ellas recomendables, aunque hay que tener especial cuidado en aquellos itinerarios que bajan al fondo del cráter dado el pronunciado descenso y la rapidez con la que cae aquí la noche.

Una vez conocido el corazón de La Palma ponemos rumbo hacia su otra unidad fisiológica, el Bosque de los Tilos, verdadero pulmón de la isla.

El Bosque de los Tilos, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, contrasta con todo lo visto anteriormente por su carácter salvaje y profundo. Este edén, situado al norte de la isla, envuelve al visitante en un ambiente amazónico de exuberante vegetación.

Al Bosque de los Tilos se accede más rápidamente por la carretera que se dirige a Los Sauces y que ofrece impresionantes asomos a los múltiples barrancos que descienden de la Caldera buscando el mar. Antes de llegar a Los Sauces arranca a la izquierda la carretera que se interna en el Bosque.

Cualquier paseo, por corto que sea, a través de esta densa masa de laurisilva (una de las mejor conservadas), es algo que no se olvida con facilidad.

La isla de La Palma es pues, al igual que sus compañeras, un continente en miniatura lleno de rincones por descubrir. Un espíritu aventurero es requisito indispensable para adentrarse en ella y disfrutar de todas las sorpresas que nos deparará en nuestros recorridos por su interior.

Imagen: RD_Elsie

Artículos Relacionados

Añadir Comentario